Es probable que la cerradura esté congelada y el mando no funcione, por lo que habrá que utilizar alcohol para descongelarla
Poner cartones en las lunas ayudará a que no se congelen mientras esté estacionado, lo mismo que levantar los parabrisas para que no se peguen al cristal

Recuperar el coche tras “Filomena”: la cerradura, los “limpias” y las lunas

Tras decir adiós a Filomena, una España sembrada de nieve dará paso a otra helada. Y todo ello en un momento en el que los conductores irán recuperando paulatinamente la movilidad. Euromaster, especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo, ya sitúa el primer problema nada más acceder al coche: en ocasiones el mando no funciona y hay que abrir de manera convencional, pero la cerradura está congelada, por lo que habrá que echar un poco de alcohol para descongelar.

Una vez en el habitáculo, al que el conductor habrá accedido no sin antes tirar de la puerta con más fuerza para abrirla al estar “pegada”, es fundamental tener el coche arrancado unos minutos y colocar la calefacción al máximo con el efecto antivaho para que incida el aire caliente en el cristal.

Otro paso imprescindible es echar un poco de alcohol a la luna, pues su efecto anticongelante ayudará a limpiarla y a quitar el hielo. Y, finalmente, como mecánica habitual, mientras los termómetros estén bajo cero, es recomendable dejar los limpiaparabrisas levantados una vez que aparquemos y no se vuelva a circular. También es aconsejable dejar un cartón en las lunas durante la noche, pues evitará que se genere hielo en ellas.

Pocos han sido los conductores que durante la nevada dejaron levantados los limpiaparabrisas, por lo que es probable que estén pegados al cristal. Un chorro del alcohol ayudara a despegarlos sin romperlos. Es imprescindible, asimismo, no activar los limpiaparabrisas sin antes retirar toda la nieve de la luna, teniendo mucho cuidado con la que pueda quedar entre el cristal y el capó, pues si no se quita bien se puede romper el motor de los “limpias”.

Y problema asociado a los “limpias” es tener la fatal idea de dar agua para limpiar el cristal, lo que hará que ésta se congele automáticamente, dificultando la visibilidad y logrando justo el efecto contrario al deseado. Es muy importante utilizar los líquidos adecuados como limpiacristales, y nunca agua.

“Desatascar” el coche de la nieve

Emprender la marcha con el coche “atascado” en la nieve no es tarea fácil. El primer paso es obvio, limpiar bien la zona de las ruedas, pero no es suficiente. Por un lado, es conveniente quitar el control de tracción para tratar de salir y ya posteriormente en circulación volver a conectarlo.

También ayuda colocar cartones delante de las ruedas para que el vehículo pueda traccionar. Y si se da un empujón, nunca las personas deben situarse cerca de las ruedas ni en la dirección en la que el vehículo esté traccionando.

En ningún caso, si el coche patina hay que acelerar más, pues el efecto logrado será el contrario y se hundirá más, haciendo más complicada la salida. Eso sí, una ayuda puede ser girar la dirección de un lado a otro.

Euromaster es la red de talleres especialista en el mantenimiento integral del vehículo a lo largo de toda su vida útil. Sus más de 300 talleres en todo el territorio nacional contribuyen a la salud vial del parque, tanto de turismos como de vehículo industrial. Sus servicios abarcan no solo el mantenimiento preventivo y correctivo, sino también el predictivo a través del análisis de data de su EuromasterLAB. Perteneciente a Grupo Michelin, tiene presencia en 17 países europeos, con más de 2.300 talleres, 10.700 profesionales y una facturación conjunta de 1.800 millones de euros al año. Más información en www.euromaster-neumaticos.es

Categorias: Blogs motor Logística y transporte Motor Neumáticos Portada Sociedad Sociedad General
Imagenes Adjuntas:


La red de talleres especialista en el mantenimiento integral del vehículo a lo largo de toda su vida útil


Pablo G. Doménech

El Ingeniero

pablo@ioncomunicacion.es