La ingeniería española decidirá la mejor alternativa para el corredor este-oeste de San Salvador

Intecsa-Inarsa sentará las bases del futuro transporte público de El Salvador

La ingeniería Intecsa-Inarsa se ha hecho con un nuevo contrato en El Salvador para sentar las bases del futuro sistema de transporte público masivo (STPM), que se implantará en el corredor este-oeste del área metropolitana de su capital, San Salvador.

En concreto, la ingeniería realizará para el ministerio de Obras Públicas y Transporte el estudio de viabilidad e ingeniería básica para implantar un sistema de transporte público que discurrirá a lo largo de 21,6 km, con una infraestructura independiente elevada tipo viaducto de doble sentido. De esta manera, se evitarán interferencias de circulación con otros medios.

El contrato incluye la tecnología ferroviaria a emplear tanto en señalización como en telecomunicaciones. La red, una vez operativa, abarcará un total de 18 estaciones, más un centro de talleres y mantenimiento y una zona de estacionamiento. En total, habrá 20 trenes de seis vagones cada uno.

Este sistema recorrerá San Salvador y afectará a los municipios de Santa Tecla y Antiguo Cuscatlán (en el departamento de La Libertad), y San Salvador, Soyapango e Ilopango (en el departamento de San Salvador).

Además, el estudio deberá tener en cuenta el análisis y las posibles soluciones ante el deficiente sistema de generación y abastecimiento eléctrico de la ciudad, que puede perjudicar a la correcta prestación del servicio.

Una ciudad ante el cambio modal

El proyecto de un sistema de transporte público masivo en San Salvador viene a contrarrestar el impacto del creciente auge del parque rodante, con un crecimiento de 100.000 vehículos anuales hasta alcanzar los 1,3 millones en todo el país, con una ratio de uno por cada cinco habitantes. Cifras que ponen a prueba la capacidad vial salvadoreña.

De hecho, Intecsa-Inarsa tendrá que tener en cuenta no solo la demanda actual que tendría el sistema de transporte, sino también la proyectada a 30 años vista, consiguiendo una infraestructura que ayude a paliar los problemas de tráfico del país y logre el cambio modal, pasando del coche al transporte público en su sentido más amplio.

El nuevo contrato de Intecsa-Inarsa en El Salvador para la mejora de su sistema de transporte público se une al recientemente obtenido en Bogotá, donde se hizo con el proyecto para el control de obras relativo a la conservación de la malla vial que soporta las rutas del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) de Bogotá.

También se hizo con la supervisión técnica, administrativa, legal, financiera, social, ambiental, de seguridad y salud para la conservación de la malla vial de la localidad de Kennedy, dentro del distrito de Bogotá, y su espacio público asociado.

De este modo, Intecsa-Inarsa continúa con el desarrollo del mercado latinoamericano, con presencia en mercados como Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Brasil, Nicaragua o El Salvador, el más reciente, donde aterrizó en 2020 y suma ahora su segundo contrato.

 

Intecsa-Inarsa es una compañía española de consultoría e ingeniería de capital privado con más de medio siglo de trayectoria, que ha diseñado su organización en torno a un modelo innovador, ágil y flexible basado en la ingeniería de resultados y sustentado en las relaciones de confianza con sus empleados, clientes y otros grupos de interés. Está presente en los sectores de Transporte (túneles y estructuras y ferrocarriles y carreteras), Puertos y Costas, Edificación y Urbanismo y Agua y Medioambiente. La empresa opera en más de 15 países repartidos por Europa, América, África y Asia, donde obtiene aproximadamente el 65% de sus ingresos, que en conjunto y en el ejercicio 2020 ascendieron en total a 14 millones de euros. En la actualidad cuenta con un equipo de 165 trabajadores. Más información en: www.intecsa-inarsa.com

Categorias: Economía Infraestructuras Ingeniería Movilidad sostenible Portada Transporte Transporte Público
Imagenes Adjuntas: