Gestha estima que la Agencia Tributaria Catalana favorecerá la operativa con los ciudadanos y la lucha contra el fraude

Gestha explica que -al margen de la controversia política- el futuro Consorcio Tributario Catalán, cuya entrada en funcionamiento está prevista para el mes de agosto, favorecerá la generación de economías de escala en los costes de gestión del sistema tributario. Además, aportará mayor transparencia en la rendición de cuentas a los ciudadanos, configurándose como una entidad más próxima al contribuyente y con mejor conocimiento del entorno y las prácticas defraudadoras locales más comunes.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, inauguró hoy oficialmente las instalaciones de la nueva sede de la Agencia Tributaria Catalana, que constituye el primer paso hacia el consorcio con la Agencia Tributaria española y hacia la ventanilla única para todos los trámites fiscales que tengan que llevar a cabo los ciudadanos de Cataluña.

Según Gestha, el Consorcio Tributario Catalán supondrá la implantación de oficinas únicas de atención al ciudadano y la fusión de las bases de datos de todos los contribuyentes, permitiendo que la información unificada pueda ser compartida y utilizada por las tres administraciones Estatal, Autonómica y Local, lo que aumentará la agilidad y eficacia de las consultas y actuaciones.

Los Técnicos recuerdan que si bien el Consorcio Tributario Catalán será el encargado de gestionar todos los tributos que se recaudan a los contribuyentes domiciliados en Cataluña, su actividad podría extenderse a las Entidades locales de ámbito autonómico. Además, las distintas administraciones tributarias participarán en los órganos de gobierno, definición de objetivos y evaluación de resultados.

Una gestión fiscal compartida

Gestha aboga por una gestión fiscal compartida por la Agencia Tributaria Estatal y las Autonómicas, conforme a los Estatutos, las leyes y los pactos que se alcancen en el Consejo de Política Fiscal y Financiera sobre la participación de los tributos, incluidos los mecanismos de solidaridad interterritorial. En su opinión, de esta manera, se evitarán los riesgos de fragmentación de la unidad del mercado y de ruptura de la Caja Central del Estado que tanto debate han suscitado en los últimos meses.

Por otro lado, con objeto de superar los errores de la Agencia Tributaria Estatal y asegurar que los Consorcios tributarios realmente reducirán la economía sumergida, Gestha propone, en primer lugar, que las administraciones tributarias implicadas lleguen a acuerdos positivos de cogobernanza, consorcio y colaboración.

En segundo lugar, los Técnicos plantean que las administraciones alcancen un pacto de lucha beligerante contra el fraude fiscal y, en tercer lugar, que el Consorcio se dote de los medios técnicos y humanos, motivando a sus empleados públicos por la vía del reconocimiento y el desarrollo de sus potencialidades reales, actualmente "infravaloradas" en la Agencia Estatal y en el Ministerio de Economía y Hacienda.

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, "estas razones son las que han llevado a los Técnicos del Ministerio de Hacienda a apoyar también, desde que se anunciara, la creación de la Agencia Tributaria Andaluza, cuya ley se publicó el pasado lunes, así como la aprobación de la Agencia Tributaria Balear prevista para el próximo mes de marzo".

El Cuerpo Especial de Gestión de la Hacienda Pública (GESTHA), antecedente de los Cuerpos Técnicos de Hacienda, se creó en 1976, diez años antes de la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea (CEE), con el fin de solventar determinados problemas de personal existentes en el Ministerio de Economía y Hacienda. Solucionados aquellos problemas, en la actualidad Gestha trabaja por conseguir una Administración Financiera moderna y eficaz con una estructura administrativa y de personal que garantice las necesidades del servicio público de un modo eficiente y racional.

Categorias: Barcelona Cataluña Fiscalidad Gerona Lérida Portada Tarragona

Técnicos del Ministerio de Hacienda