Gestha atribuye la elevada inflación al exceso de dinero negro

Según los datos del Banco de España, en nuestro país circula más de la cuarta parte de los billetes de 500 euros de la zona euro, lo que supone un total de 56.438 millones de euros que se mueven, en su mayoría, como dinero negro. La economía sumergida en España se estima actualmente en el 23% del PIB, mientras que la media europea se sitúa en el 10% y, desde la entrada en funcionamiento del euro, el volumen de crédito bancario en España dobla al del resto de los países de la Unión Monetaria.

Gestha explica que el alto nivel de economía sumergida existente en España agrava el diferencial de precios con respecto a nuestros vecinos europeos, al provocar una “espiral de consumo”, en la que la propensión a la compra es mayor debido al efecto psicológico de “gastar con más alegría y cuanto antes el dinero negro para darle salida”.

Desde la entrada en vigor del euro, España viene soportando un diferencial de inflación con respecto de la Unión Monetaria Europea (UME) -medido por el IPCA- de un punto porcentual de media, acumulando un diferencial de inflación de unos diez puntos desde 1999. En España, este índice armonizado se situó en el 4,3 % en 2007 –sólo por delante de Eslovenia- mientras que la media de los países de la zona euro fue del 3,1%, con lo que el diferencial se habría ampliado hasta 1,2 puntos.

Cuadro 1. Diferencial de Tasas anuales del IPCA general de España y la UME

Año

 

Eurozona ESP Diferencial
2007
3,1 4,3 1,2
2006 1,9 2,7 0,8
2005 2,2 3,7 1,5
2004 2,4 3,3 0,9
2003 2 2,7 0,7
2002 2,3 4 1,7
2001 2 2,5 0,5
2000 2,5 4 1,5
1999 1,7 2,8 1,1
1998 0,8 1,4 0,6
1997 1,5 1,9 0,4

Dependencia energética y alimentos, libres de culpa

Los Técnicos de Hacienda reconocen que el repunte generalizado de la inflación en la zona euro viene impulsado a corto plazo por la escalada de precios del petróleo y de los alimentos, pero aseguran que, en ningún caso, estos factores pueden explicar el diferencial de inflación con respecto a nuestros homólogos europeos, pues la dependencia energética y los precios de los alimentos son similares en buena parte de la Unión Monetaria.

Según este colectivo, esta tesis queda reforzada al observar que el diferencial de inflación se ha mantenido prácticamente constante -un punto porcentual- en un periodo donde el precio del barril de petróleo se ha multiplicado por cinco, desde los 20 dólares de 1999 hasta los 100 dólares actuales, castigando así los costes de todos los países.

Cuadro 2. Precios medios del Crudo Brent

Año 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007*
$/barril 18.0 28.5 24.5 25.0 28.8 38.2 54.4 65.1 71.65

* Media calculada hasta noviembre.Fuente: Ministerio de industria y comercio. Secretaría General de energía.

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, “si confrontamos la dependencia energética de los distintos países de la Unión Monetaria con los datos de inflación, resulta sencillo observar cómo países con índices similares al nuestro, como son Austria, Bélgica, Irlanda, Italia o Portugal, presentan tasas de inflación significativamente inferiores, lo que nos lleva a despreciar la dependencia energética como causa del diferencial de inflación”.

Cuadro 3. Relación entre la dependencia energética, la economía sumergida y el IPCA

Países UME


Dependencia Energética %*

Economía Sumergida en % PIB**

Tasa anual IPCA 2007

Alemania 65.1 6,0 3,1
Austria 82.6 1,5 3,5
Bélgica 80.7 3,0 3,1
Eslovenia 55.9 17,0 5,7
España 85.1 22,0 4,3
Finlandia 69.3 4,2 1,9
Francia 54.5 6,5 2,8
Grecia 70.8 30,0 3,9
Holanda 38.9 2,0 1,6
Irlanda 90.2 Sin datos 3,5 ***
Italia 86.8 17,0 2,8
Luxemburgo 99.0 Sin datos 4,3
Portugal 99.4 5,0 2,7

Fuente: Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), a partir de los datos de *Eurostat 2005 y de **Comisión Europea 2004
*** Dato de los 12 últimos meses a noviembre 2007

Pérdida de competitividad y poder adquisitivo

Gestha explica que el efecto más perverso de este diferencial de precios es la pérdida de competitividad del comercio exterior, hasta el punto de que las dificultades a la exportación y el abaratamiento de las importaciones han duplicado la deuda externa en los últimos cuatro años, situando a España a la cabeza del déficit exterior mundial con respecto al Producto Interior Bruto (PIB).

En el ámbito doméstico, los Técnicos de Hacienda estiman que los consumidores españoles han sufrido una pérdida de poder adquisitivo diez puntos por encima que nuestros vecinos europeos. La subida de los recibos de las hipotecas, electricidad, agua y gas, así como el transporte perjudica especialmente al 57% de los trabajadores y pensionistas españoles que percibe menos de 1.100 euros brutos al mes.

Una política fiscal con superávit

Los Técnicos de Hacienda denuncian la “inactividad” del vicepresidente Económico, Pedro Solbes y, frente a ella, proponen “un aumento de los ingresos reduciendo el fraude fiscal y la economía sumergida y compensar a los ciudadanos más castigados por la pérdida de poder adquisitivo con una rebaja específica del IRPF”.

Gestha estima que esta medida, de marcado carácter social, no sólo favorecerá a la economía española, en su conjunto, sino al bienestar de la gran mayoría de ciudadanos, evitando los efectos desiguales de la inflación sobre los salarios más bajos. Además, disminuiría la presión sindical de subidas salariales en las negociaciones colectivas que pueden suponer una tendencia alcista en los precios. La desviación del IPC correspondiente a 2007 sobre el objetivo del 2% previsto costará a las empresas más de 3.100 millones de euros, por la aplicación de las cláusulas de revisión salarial, según la CEOE.

En España, los precios subieron el pasado mes de diciembre cuatro décimas, con lo que la inflación acumulada en el conjunto de 2007 se situó en el 4,2%, más del doble del objetivo de estabilidad de precios fijado por el Banco Central Europeo (BCE) y también el dato más elevado que se acumula en un ejercicio desde 1995. Los precios de los carburantes y combustibles subieron un 14,4% en el conjunto del pasado año, mientras que los de los alimentos elaborados y frescos lo hicieron en un 7,4% y 4,9%, respectivamente.

El Cuerpo Especial de Gestión de la Hacienda Pública (GESTHA), antecedente de los Cuerpos Técnicos de Hacienda, se creó en 1976, diez años antes de la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea (CEE), con el fin de solventar determinados problemas de personal existentes en el Ministerio de Economía y Hacienda. Solucionados aquellos problemas, en la actualidad Gestha trabaja por conseguir una Administración Financiera moderna y eficaz con una estructura administrativa y de personal que garantice las necesidades del servicio público de un modo eficiente y racional.

 

Categorias: Economía Economía gral. Fiscalidad Portada

Técnicos del Ministerio de Hacienda