El Consejo de Obras Públicas rebate a Adif y Aena su forma de contratar la ingeniería

En ese mismo sentido ya se manifestó en 2013 el Tribunal de Cuentas, recomendando a ADIF que dedicara más recursos a la ingeniería previa a la ejecución de las obras, y recibiendo por respuesta un endurecimiento de las condiciones en sentido contrario a las recomendaciones del Tribunal.

Ahora es el turno del Consejo de Obras Públicas, que, citando textualmente su Memoria 2015, afirma que, “(…) es de señalar que, en opinión de este Consejo y por las razones expuestas, el procedimiento para la adjudicación de este tipo de contratos de servicios destinados a la redacción de proyectos de obras públicas, independientemente de contar con un plazo de ejecución suficiente que no condicione su bondad, debería primar la calidad técnica de la proposición mediante criterios diferentes al precio (…)”.

De hecho, tal como viene denunciando FIDEX, el Consejo de Obras Públicas subraya cómo buena parte de los modificados de obra, es decir, de los sobrecostes (en tiempo o dinero) tienen su origen en proyectos de insuficiente nivel de detalle.

A este respecto el documento del Consejo dice textualmente que “se puede afirmar con rotundidad que un buen proyecto constituye una cuádruple garantía: de ahorro en el precio final, de mayor ajuste al plazo de ejecución previsto inicialmente, de una menor concurrencia de incidencias y conflictos durante la ejecución, y de una respaldada firmeza para que el adjudicatario se atenga a lo proyectado. Por el contrario, este Consejo da fe de que una buena parte de los modificados de obra y de las reclamaciones de tipo contractual tienen su origen en proyectos de insuficiente calidad”.

Carreteras, otro ejemplo a seguir por ADIF y AENA

En este contexto de ingeniería low cost, desde FIDEX se insta a ADIF y AENA a que tomen ejemplo de la Dirección General de Carreteras, en cuyas últimas licitaciones ha duplicado el peso de la calidad técnica, con respecto a los pliegos anteriores, al valorar las ofertas presentadas.

Y es que ADIF otorga 75 puntos al precio por solo 25 puntos teóricos a la calidad técnica, pero al no ser rechazadas las ofertas económicas temerarias y al no existir prácticamente diferencias en las puntuaciones técnicas, la adjudicación termina siendo siempre por subasta. Se trata, realmente, de subastas encubiertas. En AENA es directamente subasta 100%, aunque las empresas que concurren a sus licitaciones deben acreditar previamente un mínimo de capacidad técnica.

Por el contrario, si bien desde FIDEX se reclama que la parte técnica suponga el 80% y el precio el 20%, la Dirección General de Carreteras se aleja de las subastas al mejor postor, al otorgar un 40% a la calidad técnica y reducir el margen para considerar una oferta como temeraria.

Asimismo, para FIDEX, el camino a recorrer por parte de ADIF y AENA no se debe limitar a aumentar el peso de la calidad frente al precio en la valoración de ofertas, sino también modificar los pliegos de condiciones para poner fin a la escalada de bajas. En este sentido, ADIF sigue adjudicando con bajas de alrededor del 65% sobre el precio que consideran razonables sus propios técnicos.

La Dirección General de Carreteras, por su parte, ha contenido en los últimos tiempos la escalada de bajas, ya que en sus últimos concursos se contempla que la oferta considerada temeraria es aquella cuya baja económica supera a la baja media en más de 2,5 puntos, frente a los 10 puntos que se utilizaban antes, algo fundamental si se quiere apostar por una ingeniería de calidad.

Según el director general de FIDEX, Fernando Argüello, “dentro del propio Ministerio de Fomento hay entidades y órganos que empiezan a entender que no hay lugar para la ingeniería de mercadillo, que sólo consigue que en la fase posterior de ejecución de las obras aparezcan imprevistos y sobrecostes que pueden llegar a encarecer el presupuesto licitado en más de un 50%. Ahora falta que esto mismo lo entiendan, lo interioricen y lo pongan en práctica AENA, ADIF y otros ministerios, como el de Medio Ambiente”.

 

El Foro para la Ingeniería de Excelencia (FIDEX) agrupa a diez de las principales y más internacionalizadas ingenierías de España, que emplean a más de 17.000 profesionales y facturan en conjunto más de 4.700 millones de euros al año, de los que el 90% procede de mercados exteriores. Además, esta actividad internacional supone las tres cuartas partes de todo el negocio del sector de la ingeniería civil española en el extranjero. Entre los principales objetivos de FIDEX, destaca el de alcanzar la máxima calidad en la planificación, proyecto, control de la ejecución, mantenimiento y explotación de las infraestructuras como la única vía para obtener la mejor relación calidad-precio y así evitar posteriores sobrecostes y retrasos en los plazos de ejecución de las obras.

Categorias: Arquitectura Economía Infraestructuras Ingeniería Portada

Foro para la Ingeniería de la Excelencia, el top de las ingenierías del país