Los regantes defienden en el Ministerio de Medio Ambiente de Varsovia la importancia del asociacionismo agrario para la seguridad alimentaria
Polonia, sede de la próxima cumbre sobre cambio climático, vive ya los efectos de una sequía que afecta al 65% de la tierra cultivable, provocando una disminución grave de las cosechas

El cambio climático reducirá hasta un 10% el rendimiento de los cultivos agudizando los problemas de desnutrición

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) y presidente de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC), Andrés del Campo, recordó hoy en Europa que el cambio climático reducirá hasta un 10% el rendimiento de los cultivos, agudizando los niveles de desnutrición. Actualmente, el 12% de la población mundial, más de 800 millones de personas, sufren este problema crónico, de las cuales más de 155 millones son niños menores de dos años.

Del Campo –que participó en Varsovia en una reunión de trabajo para el intercambio de conocimientos sobre gestión de recursos agrarios organizada por el Ministerio de Medio Ambiente del país del este- recordó que lugares como Polonia, donde se celebrará la próxima cumbre sobre cambio climático, nunca han tenido problemas de agua. Sin embargo ahora, se están viendo azotados por una sequía histórica en el 65% de su tierra cultivable, dando lugar a una importante disminución de las cosechas y haciendo que aunque las plantas hayan tenido un desarrollo normal se haya reducido sensiblemente la producción de grano.

De esta forma, en un momento en el que Europa debe convertirse en la huerta del mundo -según la FAO, hay que elevar la producción un 40% antes de 2030 para abastecer de alimentos básicos a una población creciente- la puesta en marcha de una estrategia para hacer frente a la sequía se convierte en una prioridad global y no sólo de los países del sur del continente europeo.

Por esta razón, los regantes han planteado en Polonia la importancia del asociacionismo agrario y las obras de regulación para unir fuerzas y reivindicar las medidas que permitan garantizar el suministro de agua en los periodos de escasez y amortiguar los impactos negativos de las lluvias torrenciales y espaciadas en el tiempo derivadas del cambio climático.

Al crear corporaciones y aprovechar las economías de escala para compartir servicios, será posible evacuar la lluvia y aprovecharla para regar mediante redes de drenaje y sistemas de bombeo, lo que hará posible no sólo hacer un uso eficiente de los recursos y espacios en un momento con cada vez hay menos agua y tierra per cápita, sino garantizar los cultivos para contribuir a mantener la seguridad alimentaria.

Según Del Campo, “si bien en las últimas décadas la influencia del comunismo ha motivado en Polonia una reacción en contra de los agricultores a trabajar de modo asociativo, las comunidades de regantes o de drenaje de tierras se convierten en el espejo en el que todos los países deben mirarse para sacar el máximo rendimiento de la superficie cultivable y racionalizar el consumo de agua”.

En el caso de España, por ejemplo, la colaboración de las comunidades de regantes con la Administración ha hecho posible que el uso agrario neto caiga del 80% hasta el 63%, situándose por debajo de los 15.000 hectómetros cúbicos anuales, gracias al impulso de la modernización de sistemas de riego.

 

La Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC) es una asociación sin ánimo de lucro que reúne a las organizaciones europeas dedicadas a la administración del agua subterránea y terrestre. En la actualidad, forman parte de la EIC los países de Italia, Grecia, Francia, Portugal, España, Túnez, Marruecos y Egipto. La EIC actúa como stakeholder ante la Comisión Europea (Bruselas), defendiendo los intereses de los regantes de todos los países miembros en las políticas del agua de la Unión Europea, analizando y estudiando la aplicación de la Directiva Marco del Agua y su impacto sobre el regadío europeo. De igual modo, la EIC mantiene relaciones institucionales con diversos organismos internacionales  como la FAO, el Global Water Partnership (GWP), el Institut Mediterranéen de l’Eau (IME), el Bureau of Reclamations, etc., en algún caso mediante la firma de convenios de colaboración e incluso formando parte del Consejo Director de algunos de estas instituciones.

FENACORE es una asociación sin ánimo de lucro e independiente políticamente, creada en 1955, que agrupa a las entidades dedicadas a la administración del agua para riego, tanto superficial como subterránea, con el objetivo de aunar esfuerzos y voluntades en la defensa de sus legítimos intereses y derechos de uso del agua. En la actualidad, cuenta con más de 700.000 regantes y más de dos millones de hectáreas, es decir, más del 80% del regadío nacional agrupado en comunidades de regantes. FENACORE trabaja estrechamente el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Además, es órgano consultivo del Ministerio y vocal nato del Consejo Nacional del Agua. En el marco internacional, FENACORE es miembro fundador de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC). Más información en www.fenacore.org/@FenacoreOficial

Categorias: Agricultura Alimentación Especiales Medio Ambiente Portada Regantes Sociedad Sociedad General