Federación Nacional de Comunidades de Regantes

FENACORE es una asociación sin ánimo de lucro e independiente políticamente, creada en 1955, que agrupa a las entidades dedicadas a la administración del agua para riego, tanto superficial como subterránea, con el objetivo de aunar esfuerzos y voluntades en la defensa de sus legítimos intereses y derechos de uso del agua. En la actualidad, cuenta con más de 700.000 regantes y más de dos millones de hectáreas, es decir, más del 80% del regadío nacional agrupado en comunidades de regantes. FENACORE trabaja estrechamente tanto con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación como con el Ministerio para la Transición Ecológica. Además, es órgano consultivo del Ministerio y vocal nato del Consejo Nacional del Agua. En el marco internacional, FENACORE es miembro fundador de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC) (https://e-mic.org/?page_id=90&lang=es) y de Irrigants d’Europe (IE) (https://irrigantsdeurope.eu/y miembro de la European Union of Water Management Associations (EUWMA) (https://euwma.org/).

 

Fenacore defiende el sistema de ayudas directas de la PAC

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, que reducirá en 3.600 millones de euros su aportación a la Política Agraria Común (PAC), unida a las exigencias de destinar más recursos comunitarios a empleo, inmigración o seguridad ponen en jaque los fondos para la edición de 2020. A punto de comenzar las negociaciones en Bruselas para modernizar y simplificar esta política, la Federación Nacional de Regantes (FENACORE) defiende la continuidad de su sistema de ayudas directas a los agricultores, que sin este apoyo adicional estarían condenados a desaparecer, cuando son los productores de los alimentos de primera necesidad.

Los regantes piden a Bruselas acabar con la parálisis hidráulica para hacer frente al cambio climático en Europa

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) y de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC), Andrés del Campo, elevó hoy a la presidencia de la UE la necesidad de terminar con la parálisis hidráulica existente y avanzar en obras de regulación como vía para hacer frente a los efectos del cambio climático que se están haciendo notar ya incluso en el norte de Europa. Cada año la temperatura media aumenta a un ritmo de casi un grado.

Fenacore consigue anular los 10 millones que Seiasa repercutió a los regantes

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha conseguido que el Ministerio de Agricultura, con un informe favorable de la Abogacía del Estado, inicie los trámites para anular los 10,7 millones de euros que la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) repercutió a los regantes por conceptos no contemplados en el convenio que regula la financiación, construcción y explotación de obras de modernización de regadíos.

Fenacore impulsa un riego inteligente que ahorra un 30% de energía

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha impulsado un proyecto europeo que tiene el objetivo de promover a gran escala un sistema de riego inteligente capaz de ahorrar hasta un 30% de energía y hasta un 30% de agua, sin afectar a los estándares de calidad que los mercados exteriores exigen a los cultivos.

La renta agraria en desventaja: un 40% menor que la de una zona urbana del mismo entorno

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) y presidente de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC), Andrés del Campo, recordó hoy en Europa que la renta agrícola es un 40% menor que la de sectores como el industrial o el servicios, por lo que es necesario un marco económico y político, capaz de garantizar la continuidad y estabilidad del sector agrario. 

La PAC cuesta dos euros a la semana a cada europeo, según Fenacore

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, recordó hoy que la Política Agraria Común (PAC) cuesta dos euros a la semana a cada ciudadano europeo -el equivalente al coste de un kilo de manzanas-, por lo que no se puede concluir que estas ayudas salgan caras, máxime cuando permiten garantizar a los mercados internacionales el suministro de alimentos básicos a precios competitivos.