La plantilla se lleva la mayor partida del gasto, según la asociación del transporte público urbano ATUC

Cada viaje en transporte público tiene un coste de 2,60 euros, del que el usuario aporta el 52,6%

Subirse a un autobús, hacer un trayecto y bajarse. Este gesto tan cotidiano tiene un coste de 2,60 euros por viajero, aunque a éste el desplazamiento le cuesta en torno a 1,35 euros, por lo que paga un 47,4% menos de lo que en realidad cuesta el servicio, según la asociación del transporte público ATUC, a partir de datos del Observatorio de Costes y Financiación del Transporte Urbano Colectivo, presentado hoy en Madrid, elaborado a partir de los datos facilitados por 15 de los principales operadores de autobús del país.

Si desglosamos el coste por usuario, la partida mayor es la referente a gastos de personal, alrededor del 60% sobre el total, o lo que es lo mismo, 1,51 euros por viajero, que sirven para pagar la nómina a los empleados de las empresas operadoras, y muy en especial a los conductores pues suman el 70% de la plantilla.

Por su parte, los costes de mantenimiento y combustible representan el 16,1% (0,42 euros). Y es que cada viajero “consume” 18 litros de combustible de media al año, lo que supone un “ticket” medio de 11 euros.

En promedio, una empresa de transporte público da servicio a 42,6 millones de usuarios, o lo que es lo mismo 44 pasajeros por hora, recorriendo 15,09 millones de kilómetros al año a través de una red de servicio que tiene de media 551,08 kilómetros.

Cuadro 1. ¿Qué hay que financiar en una red de transporte público?

 

Fuente: ATUC, a partir del Observatorio de Costes y Financiación del Transporte Urbano Colectivo.

Por otro lado, dentro de esta radiografía del sistema de transporte público y sus costes, el mantenimiento de la flota es otro capítulo relevante. En concreto, los operadores en España tienen una flota repartida en una media de 61 líneas, con casi seis vehículos por línea, si bien estas cifras difieren mucho en función del tamaño de la ciudad y por tanto del operador.

En cuanto a la flota en sí, son vehículos de casi diez años de antigüedad de media, en su mayoría propulsada por gasoil o gas, si bien los híbridos empiezan a ser más habituales y crecen prácticamente a un ritmo de 10% anual.

Y es que la incorporación de propulsiones alternativas va tomando cuerpo de forma gradual en tanto requieren de una inversión mayor que las motorizaciones convencionales y que en gran parte debe proceder de las asignaciones financieras públicas a los operadores. De hecho, si hablamos sólo de inversión flota, según datos del Observatorio, la cantidad asciende a 3,24 millones de euros por operador de media, destinada a la renovación de los vehículos y a la incorporación en algunos casos de modelos “eco”.

Una ley para sostener el sistema

Si bien los ingresos por billete financian más del 50% del sistema de transporte público descrito, el resto debe cubrirse con recursos procedentes de las administraciones, asignaciones que no están reguladas a través de una Ley de Financiación del Transporte Público de ámbito estatal, un marco legal que existe en toda Europa salvo en España.

Contar con una ley permitiría ordenar estratégicamente estas aportaciones públicas y distribuir responsabilidades entre los distintos agentes para financiar los costes del personal, de los gastos de combustible, del mantenimiento y renovación de flota, etc., es decir, todo aquello que permite que millones de españoles se desplacen por la ciudad y lo hagan de una manera sostenible.

Al mismo tiempo, esta ley permitiría a las empresas operadoras ser mucho más competitivas y seguir prestando un alto nivel de servicio a los ciudadanos, máxime cuando se les está exigiendo un rol protagonista en el cambio de movilidad que están experimentando las ciudades hacia urbes más saludables y de mayor calidad de vida.

La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) agrupa a las empresas de transporte público de España, trabajando por una movilidad sostenible y la mejora continua de un sector que genera más de 25.000 empleos y mueve más de 5.000 millones de euros al año en facturación. Gracias a las compañías de bus, metro, tren y tranvía que integran este colectivo, más de 3.000 millones de personas pueden viajar al año. Más información en www.atuc.es

Categorias: Autobuses Consumo Economía Economía gral. Medio Ambiente Portada Sociedad Transporte Transporte Público