Al no apoyar los motores tradicionales y no facilitar el achatarramiento de los coches más viejos pasa por alto la necesidad urgente de rejuvenecer el parque

Ganvam cree que el Movalt sacrifica la demanda real en detrimento de la potencial

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) considera que el Plan Movalt es una medida eficaz para incrementar la cuota de vehículo alternativo en el mercado. Sin embargo, para lograr una movilidad sostenible es necesario apoyar también la demanda real y no sólo una demanda que aunque en aumento todavía es residual. Concretamente, el nuevo programa deja sin apoyo a los motores de combustión tradicional, que suponen más del 95% de las matriculaciones.

De esta forma, el nuevo programa de incentivos pasa por alto la necesidad urgente de rejuvenecer el parque al no facilitar el achatarramiento de los modelos más antiguos y contaminantes; máxime cuando en 2021 se estima que los coches de más de diez años alcanzarán el 63% del parque, con el consiguiente impacto negativo para la siniestralidad y el medio ambiente.

Así, para alcanzar una movilidad eficiente sería deseable poner en marcha un programa que recuperara el espíritu de planes anteriores donde se facilitaba la compra de un coche eficiente a cambio de la entrega de un modelo antiguo. De hecho, la dotación presupuestaria de más 35 millones de euros que ahora se destina sólo a la movilidad alternativa -20 millones de euros para incentivos a la compra y 15 millones para infraestructuras- permitiría subvencionar con 1.000 euros la compra de 35.000 vehículos bajo los parámetros del antiguo PIVE.

En cambio, en opinión de Ganvam, estos 20 millones de euros destinados a incentivos no sólo suponen un apoyo débil a la movilidad sostenible sino falto de estabilidad, máxime si tenemos en cuenta que el anterior plan Movea, una réplica de éste recién aprobado y con una dotación similar -16 millones de euros, se agotó en poco más de 24 horas.

En su lugar, Ganvam propone un plan sólido de incentivos que con continuidad apoye a los modelos nuevos o usados jóvenes de última generación, ya sean de combustión tradicional o alternativa. De esta forma, al dar continuidad y seguridad a las ayudas, se disipará también la incertidumbre que frena dar el salto a las nuevas energías, propiciando que la entrada en el parque de los modelos “cero emisiones” sea más rápida.

Según el presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, “el desarrollo de una verdadera movilidad sostenible requiere una estrategia sólida, que tenga como prioridad eliminar de la circulación los coches de más de diez años, que emiten hasta un 98% más de partículas y un 10% más de CO2, y duplican el riesgo de accidentes con víctimas”.

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) es una organización sin ánimo de lucro e independiente políticamente fundada en 1957 que agrupa a cerca de 7.000 asociados entre concesionarios oficiales; compraventas independientes; servicios oficiales; agencias concertadas, y talleres independientes, entre otros sectores de la distribución: vehículos nuevos; usados; turismos; industriales; motocicletas y tractores agrícolas. En conjunto, estas empresas comercializan y dan servicio a más del 80% del parque nacional. El principal objetivo de Ganvam es representar los intereses de los distribuidores y reparadores ante el Gobierno, las distintas AA.PP. y la sociedad en general, potenciando el papel socioeconómico que desempeña su sector, con la creación de 250.000 empleos y una facturación de más 95.000 millones, un 9% del PIB.

Categorias: Motor Movilidad sostenible Postventa Posventa 100% Seguridad Vial