El cordobés Andrés del Campo asume la presidencia de turno del organismo encargado de promover un uso más eficaz de los recuros en la UE, la European Union Water Management Association (EUWMA)

Córdoba acoge la cumbre internacional del “G-9 del agua y el regadío” para mejorar su gestión en Europa

Córdoba acoge hoy y mañana la cumbre internacional del G-9 del agua y el regadío, organizada por la European Union Water Management Association (EUWMA), el organismo encargado de velar por una gestión eficaz de los recursos hídricos dentro de la Unión Europea.

En esta cumbre, el presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) y de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC), el cordobés Andrés del Campo, tomará el relevo en representación de España de la presidencia de turno del EUWMA, que durante el último ejercicio ha estado en manos de Francia.

De esta forma, la ciudad andaluza será testigo de cómo España asume durante un año la máxima autoridad de este organismo integrado por nueve Estados miembros (Italia, Hungría, Reino Unido, Alemania, España, Portugal, Francia, Bélgica y Países Bajos), con el objetivo de impulsar la legislación europea en materia de aguas y contribuir a la competitividad del sector agrario.

Una aplicación correcta de la normativa comunitaria

En este sentido, la agenda de España durante este próximo mandato se centrará, por un lado, en garantizar una aplicación correcta de la nueva Directiva Marco de Aguas (DMA) -que tendrá un borrador en 2019- para que a la hora de fijar el reparto de los recursos tenga en cuenta los efectos de las inundaciones y sequías que puedan derivarse de un posible cambio climático.

Así, promoverá la construcción sostenible de obras de regulación en los países de la UE como solución para garantizar el suministro de agua en los periodos de sequía y amortiguar los impactos negativos de las lluvias torrenciales y espaciadas en el tiempo ocasionadas por el calentamiento global.

Según Del Campo, “países como Reino Unido, que nunca han tenido problemas de agua, se están viendo azotados por una sequía histórica, lo que demuestra que la importancia de tener recursos garantizados para poder regar es ya una cuestión global y no sólo del sur de Europa. Esto exige un diálogo conjunto de todos los Estados miembros con las instituciones comunitarias”.

Modernización de regadíos para producir más con menos

La necesidad de impulsar la modernización de regadíos es otro de los pilares fundamentales de esta agenda política, teniendo claro que el objetivo ahora no es solo ahorrar agua sino también energía. Concretamente, solo mediante el regadío intensivo será posible aumentar la producción agraria en más de un 40% antes de 2030 y en un 60% antes de 2050 –tal y como recomienda la FAO- si se quiere alimentar a una población mundial creciente, cuyos conflictos migratorios se deben en buena medida a la falta de seguridad alimentaria.

Según los datos oficiales, España tiene más del 75% de su superficie con sistemas de riego eficiente, siendo Andalucía, con más del 80%, la comunidad puntera, lo que la convierte en un referente internacional a la hora de producir más con menos agua.

Una PAC acorde al siglo XXI

Por otro lado, España afronta el desafío de contribuir a la nueva Política Agraria Común (PAC) que deberá aplicarse a partir de 2021 en un momento sensible en el que factores como el Brexit y las exigencias de destinar más recursos comunitarios a empleo, inmigración o seguridad ponen en jaque la continuidad de las ayudas directas.

De esta forma, persigue un reparto justo de los fondos europeos para compensar la brecha de ingresos de los regantes que, en palabras de Del Campo, “se ven obligados a vender sus productos a precios de hace veinte años, pero con los costes actuales para garantizar el abastecimiento de los mercados a precios asequibles. ¿Qué pasaría si esto ocurriera en otro sector?  ¿Podrían venderse coches a precios de hace dos décadas con los costes de producción actuales? ¿Impensable, verdad?”

EUWMA es una asociación de asociaciones con carácter de corporación de derecho público responsable de contribuir a mejorar la gestión del agua a nivel regional y local en la Unión Europea (protección contra inundaciones, drenaje, regadío…). Esta asociación está integrada por nueve países (Italia: Associazione Nationale Bonifiche, Irrigazione e Miglioramenti Fondiari (ANBI); Hungría: Társulati Informatikai Rendszer (TIR); Reino Unido: The Association of Drainage Authorities (ADA); Alemania: Deutscher Bund der Verbandlichen Wasserwirtschaft; España: Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE); Francia: Forum des Marais Atlantiques; Bélgica: Vereniging van Vlaamse Polders en Wateringen, Portugal: Federaçao Nacional de Regantes de Portugal (FENAREG) y Holanda: Unie van Waterschappen (UVW). En la actualidad representa a más de 8.600 organizaciones individuales y cerca de 55 millones de hectáreas.

FENACORE es una asociación sin ánimo de lucro e independiente políticamente, creada en 1955, que agrupa a las entidades dedicadas a la administración del agua para riego, tanto superficial como subterránea, con el fin de defender sus intereses y derechos de uso del agua. En la actualidad, cuenta con más de 300 entidades federadas de todas las provincias españolas, que suponen 700.000 regantes y casi 2 millones de hectáreas, es decir, más del 50% del regadío nacional. FENACORE trabaja estrechamente con el Ministerio de Agricultura y es vocal nato del Consejo Nacional del Agua. En el marco internacional, FENACORE es miembro fundador de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC). Más información: www.fenacore.org

Categorias: Andalucía Córdoba

Carolina Morales

La Estratega

carolina@ioncomunicacion.es


Tania Puche

La Pluma

tania@ioncomunicacion.es